Corpus Inscriptionum Hispaniae Mediaevalium. 4: Guadalajara

Este volumen dedicado a la provincia de Guadalajara es un proyecto que arranca casi desde los primeros años de andadura del proyecto Corpus Inscriptionum Hispaniae Mediaevalium. Sus autores son exponentes destacados de esta disciplina en España. Javier de Santiago, catedrático de Epigrafía, en la Universidad Complutense, es uno de los especialistas de prestigio  internacional, tanto en el campo de Epigrafía clásica como medieval,  se caracteriza por su precisión y esmero así como por un lenguaje escrito ágil y ameno. José María de Francisco, igualmente de la Universidad Complutense es uno de los escasos especialistas en nuestro país que conjuga los saberes de la epigrafía, la numismática y la heráldica. Saberes que son cada vez más necesarios para nuestros estudios, dada la interrelación entre ellos.

Las inscripciones de Guadalajara constituyen un conjunto de gran interés para los estudiosos de la baja edad media y, especialmente, para los estudiosos de la escritura gótica. No en vano, señala el autor, las dos terceras partes de la colección corresponden a los siglos XIV y XV.

Guadalajara fue especialmente  expoleada por la guerra civil y su patrimonio histórico- artístico se vio  fuertemente afectado. De ahí que gran parte del patrimonio epigráfico de la provincia haya desaparecido. Javier de Santiago y José María de Francisco reconstruyen ese patrimonio a través de las fuentes con un método  de impecable precisión. 

El estudio  de las inscripciones, como es preceptivo, antecede a la edición de las fuentes. En él  se hace una crítica integral del epígrafe en orden a poner de relieve su valor historiográfico y cultural.

Son 147 textos donde se refleja el pensamiento de una sociedad, la vanagloria de los nobles, la religiosidad de sus iglesias, la memoria de sus ciudadanos. Son, en definitiva, testigos visuales de una época a la espera de que el viandante se detenga y lea el mensaje. Un mensaje que suele aparecer como único protagonista, en una lápida, y en un muro, pero que otras veces acompaña y recrea imágenes. En este sentido, la inscripción forma un todo con la imagen, signos ambas de una función particular
de comunicación plástica, preludio de la comunicación visual que se desarrollará en los siglos venideros.

El análisis de las formas gráficas, su valoración, determinar el autor o actor de estos escritos hacen que estas monografías, provincia a provincia, nos permita acercarnos a la realidad de la Edad Media y poder recrear  lo que realmente sentían sus gentes y para qué realmente utilizaban estos letreros que, hoy a algunos, se nos antoja llamarlos publicitarios.

María Encarnación Martín López
Coordinadora Proyecto I+D (retos de la sociedad) CIHM
Ministerio de Economía y Competitividad
FONDOS FEDER