El emperador Maximiliano I (1459-1519) abordó el espectáculo de los torneos, sus propias andanzas y el teatro de máscaras como una forma artística en sí misma. Uno de los soberanos más importantes de la Europa moderna, dio forma al mapa político del continente hasta bien entrado el siglo XX gracias, en buena parte, a la importancia que concedía al poder de la diplomacia y las redes de influencia.

De 1512 a 1515, Maximiliano encargó la realización de un enorme manuscrito con ilustraciones y detalles exquisitos dedicado a sus 64 torneos. Las 255 miniaturas que contiene, con elaborados añadidos de oro y plata, son más que una simple colección de escenas de justas en la corte de los Habsburgo, ya sean los grandes combates multitudinarios, las listas para los combates a pie o las ceremonias de clausura: son una epopeya alegórica que cuenta la historia de un héroe intrépido, un caballero errante que no es otro que el propio Maximiliano. Bajo el disfraz de su alter ego literario, “Freydal”, el emperador participa en justas para demostrar su amor por una dama de la nobleza. La historia termina cuando la dama, que no es otra que María de Borgoña, accede a casarse con él en 1477.

Producido bajo la supervisión directa del propio Maximiliano, Freydal es un documento de valor incalculable de la caballería de la Baja Edad Media que nos presenta las justas que el emperador revivió e incluso inventó, como la espectacular Rennen mit geschifften Tartschen, en la que los escudos son catapultados al cielo, donde se desintegran y convierten en trozos de metal. A día de hoy, sigue siendo el libro de torneos más extenso de la Baja Edad Media que se conserva y una fuente esencial para el estudio de las fiestas cortesanas en la Europa moderna. Demasiado frágil como para exhibirlo de forma permanente, sus miniaturas se conservan en las cámaras del Museo de Historia del Arte de Viena.

Para conmemorar el quinto centenario de la muerte del emperador Maximiliano I, TASCHEN presenta el conjunto completo de 255 miniaturas en reproducciones fotográficas a todo color, y hace posible que por primera vez este manuscrito único pueda ser disfrutado por todos. Stefan Krause, director de la Armería Imperial del Museo de Historia del Arte, presenta esta asombrosa colección y cuenta su fascinante historia.